lunes, 27 de abril de 2009

PUNTOS VITALES


Durante siglos los médicos orientales chinos comprobaron la existencia en el cuerpo humano de “puntos sensibles” y observaron que, en cuyo recorrido, al unirlos, se dibujaban líneas o mapas, a los que llamaron Meridianos llamados en chino mai. Por estos Meridianos circulaba Energía, a la que denominaron ch'í. Dedujeron que el hombre estaba en relación con la naturaleza, con la que interrelacionaba; el cuerpo como microcosmos y la naturaleza como macrocosmos. Ésta, estaba compuesta por cinco elementos: el Agua, el Fuego, el Metal, la Madera y la Tierra. Ellos coexisten en armonía influyendo directamente sobre la salud de todos los seres.

Los médicos comprobaron que en esos puntos había dos energías antagónicas, las denominaron YANG y YIN (una que estimulaba y otra que inhibía).

En total, la medicina tradicional china identifica 12 pares de meridianos o canales que se corresponden con los órganos vitales del cuerpo humano, y 8 meridianos secundarios.

Mediante la inserción de finas agujas en puntos específicos de cada meridiano se equilibra la energía trastornada en el órgano que lo rige. El trastorno puede producirse por la incidencia tanto de factores externos como internos que pueden desembocar en enfermedades. La teoría tradicional china considera que la enfermedad es un desequilibrio de las dos modalidades de la citada ch'í: la modalidad yin, y la modalidad yang. En Medicina china tradicional se explica que el buen flujo del ch'í es vital para gozar de buena salud.

De manera opuesta, el Dim Mak también se basa en las teorías de la Medicina Tradicional China pero con un enfoque diferente. Se trata de inducir el daño obstruyendo el buen flujo del chi por medio de leves golpes o aplicando presión sobre determinados puntos. Los mismos puntos que utiliza la acupuntura para sanar se pueden utilizar para dañar (Yin Yang), mientras la acupuntura busca el buen flujo de la energía, las artes marciales, en su aspecto guerrero, buscan el bloqueo de esa energía.

Generalmente en una situación de combate al dirigir nuestros ataques a las estructuras corporales externas los resultados obtenidos dependen de la masa, la velocidad, la superficie con la que impactamos y el estado físico, pero si atacamos al interior, afectando al sistema energético o sistema nervioso, estas limitaciones dejan de tener relevancia.

Una pequeña parte de esos puntos los vamos conociendo en los entrenamientos que realizamos en el gimnasio de Kung Fu Aerogym 2000, algunos que nos sonaran son el punto 4 del meridiano del Intestino Grueso que se encuentra entre el 1º y 2º metacarpiano, a nivel de la mitad del metacarpiano en su borde radial.

Otro que también hemos utilizado en inmovilizaciones es el punto 2 del meridiano del Corazón que se encuentra en el surco bicipital interno, 3 distancias por encima del pliegue de flexión del codo.

Aparte de los puntos que utilizamos concretamente, otros muchos se aplican ocultos en las técnicas y formas desarrolladas hace cientos de años, por ejemplo la 5ª técnica de puño va dirigida al punto 17 del meridiano del Triple Recalentador que se encuentra por detrás del lóbulo de la oreja, en una depresión entre la mastoides y la rama ascendente de la mandíbula. En la fase de desarrollo de dicha técnica recogemos el puño hacía nosotros pinzando el nervio contra el hueso.

El conocimiento de estos puntos, la localización de los mismos, la forma de acceder a ellos (ángulo y dirección), la forma de actuar sobre ellos (vibración, penetración, frotamiento, presión, sable, percusión, etc.), la dirección en que fluye la energía en los distintos meridianos, son herramientas que nos permitirán sacarle ese significado oculto a cada uno de los golpes, bloqueos, y movimientos de las formas, que no son así por casualidad. Este conocimiento nos permitirá saber porque es mejor bloquear un centímetro mas arriba o mas abajo o agarrar o golpear de una forma u otra dependiendo dela disfunción que pretendamos conseguir.


Artículo elaborado por Jorge Frances (Alumno del Gimnasio Shaolin Center)

lunes, 20 de abril de 2009

DEFENSA PERSONAL



En Europa existen más de 24 millones de ataques y actos criminales contra personas y más de un millón y medio de ataques que provienen de animales peligrosos. Actualmente no hay suficiente personal policial o de seguridad para protegernos.


Cada vez son más las personas que vienen a nuestro país huyendo de la pobreza y la miseria, se encuentran con la necesidad de delinquir, y no solo eso, sino que también los propios españoles se encuentran sin trabajo y sin futuro laboral inmediato dada la situación que sufre el mismo, teniendo una familia que mantener y una hipoteca que pagar. Por esta causa, la desesperación lleva a más de una persona a cometer robos llegando a herir a quien se lo impida. Afortunadamente, este de momento no es mi caso, pero me pongo en la mente de esas miles de personas necesitadas y las entiendo, aunque para llegar a ese extremo debemos de buscar otros medios más razonables.

Desde hace unos meses, se ha multiplicado el número de personas que me preguntan por las clases de defensa personal, el miedo y el temor a ser agredidos cada vez es mayor.


La violencia de género es otro de los graves problemas que sufre nuestro país. Al levantarnos cada día, encendemos la televisión y lo único que escuchamos es información de malos tratos, violaciones, asesinatos, guerras y todo tipo de actitudes negativas que hoy en día nos hemos acostumbrado a oír.


La Defensa Personal es un conjunto de técnicas sacadas de las artes marciales que se utilizan especialmente para detener un ataque o agresión llevada a cabo contra la persona. Se utilizan técnicas sencillas, tratan de evitarse los movimientos y posiciones complicadas, se utilizan bloqueos y contragolpes. Sacar provecho de los utensilios que llevamos encima diariamente y utilizarlos como arma de defensa y ataque (bolso, bolígrafos, llaves, paraguas, etc.)

La gente se pregunta: ¿En cuanto tiempo podré aprender a defenderme? Desde el primer día, empiezas a coger confianza en ti, un factor muy importante a la hora de tener una agresión, el miedo nos impide el movimiento. La práctica con compañeros con actuaciones reales de agresión nos dan mucha seguridad y el tener la mente clara, en la medida de lo que se pueda, cuando nos suceda un imprevisto.


En las artes marciales y la defensa personal no existen límites, todas las personas tenemos el derecho a aprender a defendernos, sean niños o mayores, mujeres o hombres, fuertes o débiles, e incluso para aquellas personas que tengan algún defecto físico o movimientos limitados. Existen muchísimas técnicas que se adaptan a todo tipo de personas y necesidades.

Aconsejo a todas las personas a aprender Defensa Personal, no solo en caso de necesidad ante una agresión, sino también para aumentar la confianza en uno mismo.